Entrevista con Luisa Cervantes, diseñadora y emprendedora

“A los diseñadores mexicanos nos hacen falta reflectores”, esta es una idea con la que, quizá, coincide la mayoría. Y es que, aunque el talento sobra, mucho se queda a media luz, algunas veces por la ya criticada falta de proyección u oportunidades, otras por una razón aun más lamentable, la propia informalidad.

Estas palabras de Lu Cervantes, joven fundadora de su propia marca, son una invitación a pausar un momento para reflexionar sobre la ejecución de la labor de los creativos y su impacto en el gremio.

Al relatar las razones que la llevaron al emprendiemiento, Lu resaltó en entrevista que los diseñadores mexicanos reconocidos, incluso en el extranjero, son pocos comparados con los 10 mil que egresan al año*, tal saturación requiere una nueva mirada para abrirse camino, borrar estereotipos, reposicionarse como profesionistas formales y emprendedores en potencia. Al respecto, Lu menciona “debemos cambiar el concepto de que solo logramos creaciones con grecas, flores y colores hermosos”.

Es momento de aportar creaciones que trasciendan lo estético para convertirse en funcionales tras la planeación de cada uno de sus elementos para que todo comunique el concepto requerido, como lo hace el diseñador mexicano Alejandro Magallanes, quien la inspira como profesional ya que “de la nada, logra algo sencillo sin parecer improvisado, se ve que su trabajo está muy bien pensado”, comentó Cervantes.

Al retomar el tema de la informalidad como otro cliché de la imagen del creativo que abarca desde la vestimenta hasta su dinámica de trabajo, Lu asegura que estas son características personales, no de la profesion ya que “se puede ser organizado, disfrutar de trabajar en una oficina tiempo completo o usar sacos sin perder creatividad”.

Precisamente, gracias al trabajo corporativo surgió su emprendimiento, ya que Lu ve en este sector un mercado potencial poco aprovechado por los diseñadores que optan por trabajos “más divertidos” provocando la saturación de otras áreas.

Bajo esta mirada empresarial reconoció que, aunque el camino aún es largo, su éxito se basa en tres puntos: perseverancia, organización y objetivo claro. Para la cuestión administrativa, su nuevo proyecto se apoyó desde el inicio en la plataforma de Planeta Gráfico debido a que se encarga de temas imprescindibles para formalizar cualquier negocio de diseño o comunicación gráfica, como búsqueda de proveedores, cotizaciones y facturación, todo personalizable de acuerdo con las necesidades de cada usuario.

Al respecto agregó: “Es la ayuda que necesitas para empezar, que alguien te lleve paso por paso en todo lo que debes saber de administración, que ayude a ser organizado a quienes no se les da naturalmente”.

No esperar más para cimentar la estructura administrativa y de organización de su marca fue una decisión tomada antes de lo planeado, recordó Lu al explicar su experiencia con la plataforma: “En ese momento no pensaba emprender, por lo menos no tan rápido”.

La historia de emprendimiento de Lu deja ver que la imagen del diseñador está cambiando, que el trabajo creativo en México tiene potencial como negocio con proyección mundial y que no basta tener ideas, sino que es preciso formalizar, administrar y empoderar a las marcas independientes con apoyo de aliados especializados que faciliten su gestión. Esta generación de emprendedores será definida por los que se atrevan, resistan y den la vuelta al diseño nacional.

Facebook: https://www.facebook.com/lucerest/
Instagram: @lucervantes_
Book: https://www.behance.net/lucervantes

La experiencia Planeta Gráfico